Burn rate.

El burn rate es la velocidad a la que una empresa gasta el efectivo que tiene disponible. Se puede calcular en bruto y en neto:

Gross burn: Gastos y otros desembolsos de efectivo durante el mes

Net burn: Ingresos mensuales – Gross burn

En el primer caso estamos midiendo únicamente el efectivo que gastamos, pero con el net burn sabemos realmente cuánto estamos “quemando” una vez tenemos en cuenta el dinero que ingresamos. Si las ventas aumentan a un ritmo superior al de los gastos, el burn rate descenderá, y viceversa.

También se puede obtener de la siguiente forma:

Si una empresa comienza el año con 500.000€ en caja y el 1 de julio le quedan solo 200.000€, su burn rate es de 50.000€ al mes (300.000/6). Por tanto, dado que aún quedan 6 meses, los 200.000€ restantes no serán suficientes para llegar a final de año.

Como vemos, esta métrica nos permite estimar cuánto tiempo pasará hasta que se acabe el efectivo disponible, un concepto conocido como runway. Por eso en la mayoría de startups es uno de los números clave para el CFO. Es fundamental conseguir una nueva ronda de financiación antes de consumir los fondos obtenidos en la anterior, a ser posible con bastante antelación para evitar estar el borde del precipicio.

Controlar el burn rate implica hacer una magnífica gestión del dinero. Nos permite, por ejemplo, evaluar si podemos permitirnos contratar a más empleados; o saber si es necesario recortar gastos, como la inversión en marketing. De hecho, ese es uno de los motivos por los que el growth hacking se ha popularizado tanto en los últimos años, el propósito de conseguir un gran número de usuarios rápidamente y a bajo coste.

Hay muchos otros elementos a tener en cuenta, como la distinción entre gastos recurrentes y no recurrentes, así como no contar nunca con un dinero que aún no se ha cobrado. Un retraso en el pago por parte de un cliente puede conducirnos a una situación muy complicada que requiera tomar medidas extremas. Saber reaccionar a cambios inesperados es vital.

Si este artículo te parece interesante, te invito a compartirlo en tus redes sociales. ¡Gracias!

También puedes encontrarme en LinkedIn y Twitter.