12 consejos para tu primer año en la universidad.

1. Despierta. Ya no estás en el instituto.

Si eres responsable, independiente y tienes las ideas claras, te irá bien. En caso contrario, acabarás entendiendo aquello de «en lugar de pasar por la universidad, la universidad pasará por ti». Tienes que aprender a valerte por ti mismo y aprovechar todas las herramientas posibles. Por lo general, a los profesores no les importará si apruebas o no, así que no esperes que ninguno salga a tu rescate cuando empiecen los problemas y estés encaminado al suspenso. Cuanto más regular seas estudiando, más fácil será afrontar los exámenes finales cuando se acerquen, y evitar así el famoso tortazo.

2. No compres libros a lo loco.

En muchas carreras la primera semana se entrega a los alumnos una bibliografía repleta de libros que, en teoría, serán útiles durante el curso. No vayas corriendo a hacerte con todos sin pensar. Asegúrate de que son necesarios preguntando a alumnos de otros años, los mismos que te los pueden vender si los necesitas. También puedes fotocopiarlos o cogerlos de la biblioteca la semana de antes de los exámenes, que es cuando realmente los utilizarás.

garden-students-ua

3. Presta atención en la presentación de las asignaturas.

Los primeros días los profesores hacen una presentación de su asignatura consistente en resumir los contenidos, objetivos y los criterios de evaluación. Es habitual tomarse a cachondeo estas primeras clases, pero se mencionan aspectos muy importantes de los que después nadie se acuerda. Hoy en día hay asignaturas con criterios de evaluación que parecen un auténtico problema de matemáticas. No querrás quedarte en un suspenso a pesar de tener un 6 en el examen final porque las calificaciones de tus prácticas no sumen una nota mínima de 4, te hayan restado puntos por faltas injustificadas o cualquier otra condición para aprobar que no conocías…

Siempre puedes repasar estos criterios en la guía docente, que debe encontrarse en la página web de tu universidad.

4. No compres la baraja en el chino.

En algunas universidades es habitual jugar al mus, tute u otros juegos de cartas en la cafetería de la facultad. Si la tuya es una de ellas, hazte un favor y no compres la baraja en el chino, que no duran nada.

5. ¿Residencia o piso compartido?

A la hora de estudiar en otra ciudad, están los que prefieren una residencia por la comodidad y la posibilidad de conocer mucha gente, y quienes son partidarios del piso compartido por la libertad que ofrece. Ambas opciones tienen también sus aspectos negativos: hay residencias en las que las instalaciones o el ambiente no son buenos, de igual forma que en un piso puedes tener el típico compañero sucio, desorganizado y borracho. Mi consejo para el primer año es elegir la residencia, harás migas con mucha gente que difícilmente conocerías si vivieses en un piso. Una vez superado el primer año y habiendo hecho amigos puedes ponerte de acuerdo con algunos de ellos para alquilar un piso juntos.

beer-girl-dress

6. Fiesta sí, pero cuando toca. 

Lo primero es entender que no estás en una película de American Pie, ni si quiera en Estados Unidos existe una vida universitaria con semejante desmadre. El año está lleno de ocasiones para salir y pasarlo bien, solo hay que saber diferenciar cuándo es el momento adecuado. A tu favor tienes que la mayoría de las fiestas importantes se organizan al terminar las semanas de exámenes, por lo que no tengas prisa en salir, ya llegará tu momento. En el lado opuesto, si hay algo tan malo como salir demasiado de fiesta, es no hacerlo nunca. No te encierres en casa, te estarás perdiendo los mejores años de tu vida.

7. Pregunta sin miedo.

En serio. El miedo a «parecer un empollón» es una auténtica tontería. Si no entiendes algo durante una clase, no tengas miedo en levantar la mano y preguntar, muchas veces estarás resolviendo tu duda y la de la mitad de la clase. Además, siempre puedes pedir una tutoría al profesor, algo así como una clase particular con la persona que decidirá tu nota final, y además gratis. Si no te sirve para resolver las dudas, por lo menos le habrás dado una buena impresión que podría significar un empujón al final del semestre.

8. Si no puedes, pide ayuda.

¿Te ves incapaz de sacar una asignatura adelante? No tengas miedo y pide ayuda. Es algo habitual en muchas asignaturas— especialmente en las carreras técnicas—. Pregunta a alumnos de cursos más avanzados por una buena academia o profesor particular. Tampoco seas orgulloso o tímido a la hora de juntarte con otros compañeros para estudiar o resolver dudas juntos, lo que no entiendes tú puede ser fácil para otro.

girl-writing-desk

9. No caigas en La Trampa.

En todas las carreras hay gente que no tiene el más mínimo interés en estudiar y van a clase a pasar el rato, es fácil dejarse arrastrar por su actitud relajada y falta de preocupación. A las pocas semanas del inicio del curso empezarán a saltarse clases y salir continuamente de fiesta. Además, siempre intentarán convencer a más gente para que les acompañe. Es algo realmente tentador, ¿quién se quedaría en clase pudiendo tomarse una cerveza disfrutando del solecito? Ten cuidado y no caigas en la trampa. Si lo haces, primero será una clase, luego varias a la semana, y cuando lleguen los suspensos te darás cuenta de lo tonto que fuiste.

10. Intercambio de apuntes.

Comparte apuntes con tus compañeros y pídeles también los suyos, de esta forma os ayudaréis mutuamente y siempre tendrás más información para comparar y mejorar tu material de estudio. Los apuntes oficiales de las academias son también muy útiles, si no estás en una puedes conseguirlos a través de amigos que te hagan el favor de dejártelos. Puede que te encuentres compañeros agarrados que no quieren dejar sus apuntes a nadie y se toman la universidad como una competición, aléjate de ellos.

11. Si vas a hacer una carrera técnica…

Sé constante y no bajes el ritmo. En este tipo de grados el repaso diario, los buenos apuntes y las tutorías son aún más importantes. Si consigues pasar limpio el primer año tendrás una gran ventaja que apreciarás en el futuro. No te preocupes si ves que te quedas atrás en alguna asignatura, septiembre siempre está ahí, solo hay que saber organizarse. Y busca apoyos en tus compañeros, las carreras técnicas se aprueban en equipo

happy-youth-beach

12. ¡Disfruta!

La vida universitaria es la más social. La cantidad de actividades que forman el ecosistema universitario no te permitirán aburrirte. Sé abierto y haz amigos. Tendrás mil oportunidades para conocer gente nueva. Cuanto antes te quites la timidez de encima, más rápido empezarás a disfrutar de verdad. Y lo más importante: Sé tu mismo. No cambies tus gustos, ideas o forma de ser para agradar a los demás. La universidad es una gran mezcla heterogénea de todo tipo de personas y personajes. Siempre encontrarás a alguien como tú.

¡Gracias por leerme! Si te han gustado estos consejos, compártelos en tus redes sociales. ¡No cuesta nada y es la mejor forma de hacer que llegue a más gente!

miguel-castillo-logo

También puedes encontrarme en Instagram y Twitter.