Coste de oportunidad.

El coste de oportunidad es el valor de aquello que rechazamos cuando tomamos una decisión, eligiendo una alternativa sobre otras.

En la teoría microeconómica se define como el valor de la primera opción no elegida, o el de la segunda mejor opción. Este sencillo concepto implica que todo lo que hacemos tiene un coste.

Cada vez que decidimos invertir nuestro tiempo en algo, estamos eligiendo no dedicarlo a otras muchas cosas. Escogemos la que consideramos como mejor opción, y rechazamos el resto. Por ejemplo, el tiempo que estoy dedicando a escribir este pequeño artículo podría haberlo empleado en leer un libro o ver un vídeo en YouTube.

Cuando la decisión que tomamos implica un compromiso a medio o largo plazo el coste de oportunidad es aún más importante. Cada vez que una empresa decide dedicar parte de sus recursos a un proyecto, este elemento se añade a los gastos habituales. Acordar la realización de un trabajo con un cliente puede resultar en la imposibilidad de aceptar nuevas propuestas hasta que se haya terminado el encargo aceptado.

El coste de oportunidad es un factor más a tener en cuenta a la hora de tomar decisiones. Sin embargo, es imposible de medir, por lo que no debemos permitir que nos lleve a la parálisis por análisis o nos provoque remordimientos cuando la decisión ya ha sido tomada.

Si te ha gustado este artículo, puedes seguirme en Twitter. ¡Gracias!