El momento justo.

Séneca decía que «la suerte es lo que sucede cuando preparación y oportunidad se encuentran». Ciertamente, aquello de estar en el lugar adecuado en el momento justo es un factor común en muchas historias de éxito. En el mundo del emprendimiento, esta ha sido la clave del éxito de un gran número de startups, y la razón del fracaso de muchas otras.

A la hora de emprender, realizar un análisis exhaustivo del entorno externo es un elemento indispensable. Y es que el ‘momento justo’ depende de avances tecnológicos, cambios en la regulación del mercado, variaciones en el comportamiento de los consumidores, nuevas tendencias y otros muchos factores.

Poner en marcha un proyecto empresarial en el momento equivocado supone crear un producto que no es atractivo para inversores ni para posibles clientes, una situación casi irremediable. En el caso contrario, las startups que se lanzan en el momento correcto o consiguen sobrevivir hasta que este llega, experimentan la mejor de las fortunas.

Hace 10 años, prácticamente nadie era capaz de anticipar el éxito que tendría hoy en día una aplicación de meditación. Sin embargo, Andy Puddicombe y Richard Pierson fundaron Headspace. Tampoco había muchas personas capaces de anticipar la revolución que supondría el intercambio de criptomonedas. Pero Brian Armstrong y Fred Ehrsam decidieron fundar Coinbase.

La gran ironía es que muchos de esos soñadores que deciden empezar a desarrollar la idea perfecta en el momento justo, a menudo parecen los más equivocados. Dispuestos a luchar por lo que otros no creen posible, se ven obligados a enfrentarse a las dudas de inversores, compañeros, familiares y amigos.

Es fácil mirar atrás y leer el pasado, pero nadie sabe con certeza cuál será el gran éxito que nos sorprenderá dentro de diez años. Tampoco dentro de tres. Ni siquiera mañana. Intentar anticiparse al futuro requiere de un valor excepcional al alcance de muy pocos. Porque la verdadera anticipación implica desafiar lo establecido.

Si este artículo te parece interesante, te invito a compartirlo en tus redes sociales. ¡Gracias!

También puedes encontrarme en LinkedIn y Twitter.