El símil del pato.

En la Universidad de Alicante los patos son los protagonistas del campus. No recuerdo ningún día en que haya ido a clase y no me haya alegrado ver a estos simpáticos animales que disfrutan nadando en las fuentes y estanques.

Una de las cosas que siempre me han llamado la atención de los patos es cómo nadan. En la superficie, parecen deslizarse sin apenas esfuerzo. Sin embargo, bajo el agua patalean enérgicamente para avanzar.

Una vez escuché que los líderes naturales comparten esa característica con los patos. Incluso en las situaciones más difíciles, cuando hay que remar sin descanso o a contracorriente, no se muestran nerviosos o intranquilos. Tampoco hacen aspavientos para obtener reconocimiento, solo se centran en hacer lo que de verdad importa.

Hacer parecer fácil algo que requiere de mucho esfuerzo y energía es una cualidad admirable. Por eso, los líderes humildes que afrontan los retos con calma y transmiten serenidad a sus compañeros son muy apreciados en cualquier empresa

Quién lo hubiera dicho, podemos aprender de los patos.

Si este artículo te parece interesante, te invito a compartirlo en tus redes sociales. ¡Gracias!

También puedes encontrarme en LinkedIn y Twitter.